Galicia viajará a partir de ahora en el tren de San Fernando, un ratito a pie…

MENOS TRENES, CAPERUCITA

Renfe suprime 36 frecuencias de media distancia en Galicia, lo que supone reducir en un 7,4% los servicios semanales existentes hasta ahora, que pasarán de 485 a 449.

Renfe calcula que el empeoramiento de su servicio de media distancia significará la supresión de unas 500 frecuencias de trenes  en toda España, el 15% del total de 3.500 relaciones que presta actualmente.

Estas supresiones de conexiones ferroviarias afectan al 5,7% de la demanda total de usuarios de este servicio ferroviario regional, esto es, a unos 900.000 viajeros en todo el Estado.

Una de las conexiones que más ha provocado las protestas de vecinos y grupos políticos en Galicia es la supresión de la línea entre Ourense y Puebla de Sanabria (Zamora).

Los responsables de Renfe la califican de  “una de las líneas más deficitarias” y está “en revisión”, lo que hace presumir que sus días están contados.

Según la versión de la compañía, parte de las frecuencias de media distancia suprimidas en España quedan cubiertas por otros trenes de largo recorrido que pasan por esas poblaciones y que, a partir de ahora, realizarán parada en las estaciones afectadas. Otros enlaces quedarán cubiertos por transporte en autobús.

“Hemos realizado esta reestructuración porque estimamos que poner en circulación trenes para pocas personas es ineficiente y supone malgastar recursos”, argumentó el presidente de la operadora, Julio Gómez-Pumar. “Creemos que para trasladar a 30 personas es mejor hacerlo en un autobús que en un tren de 200 plazas”, añadió. Y si todavía quieren abaratar más, mejor promover la práctica del senderismo a escala nacional.

Renfe prevé que esta reestructuración de la media distancia convencional le permita un ahorro de unos 15 millones de euros a corto plazo, y de hasta 50 millones a medio plazo. Si en cambio no le hubiéramos dado ni un euro de dinero público a Bankia, y la hubiéramos dejado quebrar, nos hubiéramos ahorrado un mogollón de dinero más, 18.000 milloncejos de euros de nada, pero ahí no llegó la compañía en sus explicaciones.

Las supresiones derivan de la relación de obligaciones de servicio público ferroviario que el Gobierno aprobó en diciembre de 2012, por lo que determinó el listado de conexiones que el operador debe garantizar.

Para fijar este listado, el Ministerio de Fomento tuvo en cuenta un análisis de este servicio de trenes regionales convencionales que concluye que cuando un tren circula con una ocupación inferior al 15% de su capacidad no constituye un modo de transporte “eficiente ni desde el punto de vista económico, ni social y ni medioambiental”. Tampoco a los ciudadanos nos resulta nada eficiente la clase política, pero a ésa, ni tocarla.

El servicio de media distancia de Renfe presenta un déficit de 238 millones de euros, según reveló su presidente, de los que 189 millones de euros corresponden al servicio de tren por las vías convencionales y los 43 millones restantes, al Avant.

La Xunta defiende la necesidad de racionalizar las frecuencias, bien unida (como ladrones, se podría decir aplicando el dicho popular) con el Gobierno central de Rajoy, de su mismo signo político.

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s