Seis miembros de un piquete detenidos y el tren de la Semana Negra interceptado mientras De Lorenzo sigue poniendo Asturias en estado de guerra

ESTADO DE GUERRA

Los mineros cortaron desde las 6.30 horas de la  mañana del viernes 6 de julio de 2012 los accesos al Pozo Santiago. Los mineros se hicieron fuertes en las instalaciones tras los enfrentamientos vividos en la jornada anterior en Pola de Lena.

Los mineros colocaron barricadas por la mañana en la AS-252 en La Bargana, en la AS-112 en Caborana de Aller y en la A-64 (Autovía Oviedo- Villaviciosa) a la altura de El Berrón.

Los mineros mantuvieron desde primera hora de la mañana cortada la carretera en Caborana, en las inmediaciones del Pozo Santiago. Desde entonces, calma tensa en ese punto, pero alrededor de las 13.00 horas, han llegado las fuerzas de seguridad y han empezado las cargas. Mineros y fuerzas de seguridad se han enfrentado dentro de las instalaciones del Pozo santiago, en Aller, donde se han vivido situaciones de mucha tensión. Los mineros dejaban incomunicado en valle en dos puntos diferentes a las 6.00 horas de esta mañana, en el puerto de La Collaona, que une Cabañaquinta con Laviana, y otra en el corredor de Aller. Durante más de siete horas se ha vivido una calma tensa en las inmediaciones del pozo hasta que, a las 13.00 horas dos helicópteros comenzaron sobrevolar la zona y efectivos de las fuerzas de seguridad llegaban a la zona y cargaban contra los mineros con gases lacrimógenos y pelotas de goma. Los mineros han respondido con voladores y lanzando tornillos.

La Delegación del Gobierno sigue intentando cargar las culpas de su deficiente gestión de la crisis minera en los mismos trabajadores y en la población de las cuencas.

Al final fueron seis miembros de un piquete detenidos y, según el delegado Gabino de Lorenzo, también hubo dos guardias civiles heridos por quemaduras.

La Guardia Civil intervino para restablecer el tráfico y a consecuencia de la explosión de cohetes dos de sus miembros resultaron quemados.

SEMANA NEGRA TAMBIÉN EL CONFLICTO

Alrededor de setenta periodistas y escritores procedentes de Madrid en un convoy especial, conocido como “Tren Negro” que se dirigieron al festival de la Semana Negra de Gijón, permanecieron bloqueados en la estación de Renfe en La Robla (León),  debido a los cortes provocados por los mineros leoneses en Ciñera.

Entre los viajeros se hallaban el escritor Javier Marías, el muralista chileno Mono González, o el periodista internacional Martin Roberts.

En el “Tren Negro” también viajaban el escritor y director del festival de la Semana Negra, Paco Ignacio Taibo, así como el autor inglés Ian Watson, y tenía previsto hacer una parada en Mieres (Asturias) “a la hora de comer” para recoger a más periodistas y escritores de camino a Gijón, cuya llegada se esperaba alrededor de las 17:30 horas, según la organización.

El tren permaneció parado a la espera del levantamiento de un corte de vías que se ha producido alrededor de las 12.00 horas, donde un piquete de mineros colcó una barricada de piedra y hierros sobre las traviesas.

Este corte ha provocado también que otro tren Alvia, procedente de Madrid y con destino a Gijón, permaneciese estacionado en Villamanín (León) con 297 viajeros.

Las interrupciones de mineros, relacionadas con las protestas por el recorte de más del 60 por ciento a las ayudas del sector del carbón, han bloqueado también el tráfico de vehículos en la carretera N-630, a su paso por la misma localidad leonesa de Ciñera, donde han atravesado un camión que afecta a ambos sentidos de la vía.

Mientras tanto, los alcaldes de las comarcas mineras de todas las regiones afectadas por el incumplimiento del gobierno Rajoy de los acuerdos sobre el sector se han puesto de parte de los manifestantes, incluidos los del PP, reclamando al Ejecutivo del PP que negocie para desbloquear el conflicto. Esta misma semana el ministro Soria protagonizó una extraña pantomima con los sindicatos, al convocarlos para una reunión y luego reafirmarse en que no cumpliría lo pactado en 2011.

Para muchas personas de toda España, e incluso de fuera del país, a la vista de la oleada de recortes en aspectos esenciales de la economía, y del continuo empeoramiento de las condiciones de vida de la sociedad, salvo para los bancos para los que hay barra abierta de liquidez y de crédito, los mineros se han convertido en un símbolo.

Un símbolo de resistencia ante los continuos abusos de poder realizados por la oligarquía política y económica, que cuida sus privilegios sin recortar ni uno, mientras continúa atentando contra las clases media y baja españolas.

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s