Inversión de 600.000 euros para garantizar la seguridad de la población en caso de crecidas de los ríos de Oia en el Bajo Miño

El temporal de octubre supuso que los ríos, ya dañados por los incendios de 2006, se habían desbordado, provocando importantes perjuicios a los intereses públicos

La Xunta invertirá 600.000 euros para garantizar la seguridad de la población en caso de crecidas en los ríos de Oia, en el Baixo Miño

  • Se deberá completar la reforestación de la cuenca fluvial, para actuar sobre la causa del problema, el cambio del uso del suelo
  • Se proponen a corto plazo a actuar sobre el cauce de los ríos mejorando su capacidad hidráulica, y la construcción de una barrera para retener las grandes rocas que puedan causar daños
  • Los incendios del 2006 produjeron una cambio brusco en el tipo de suelo de la cuenca, convertiron estos ríos en torrenciales. Se proponen, por lo tanto, un trabajo de estabilización de la cuenca del río

Santiago, 28 de febrero de 2012.- La Xunta de Galicia invertirá alrededor de 600.000 euros para conseguir una solución a largo plazo que garantice la seguridad de la población en el caso de crecidas en los ríos Sobral y Viladesuso, en el ayuntamiento pontevedrés de Oia. El director de Augas de Galicia, Francisco Menéndez, presentó este proyecto esta tarde ante los vecinos, explicando que la redacción del proyecto constructivo comenzará de inmediato.

Los incendios que sufrió Galicia en verano del 2006 afectaron a la zona de Oia, y sobre todo a la cuenca del río Viladesuso, donde afectó a un 88,6% de la superficie total de la cuenca. Esto fue el factor diferenciador del comportamiento del río, tanto de las lluvias de 2006 posteriores a los incendios, como del episodio de lluvias de octubre de 2011. De los resultados de los modelos realizados se extrae que tras los fuegos el caudal de los ríos afectados aumentó entre 2,5 y 3 veces para una misma lluvia.

Las cuencas de los ríos son un elemento vivo sometido a una serie de dinámicas y procesos (viento, lluvias, evaporación, infiltración) que hacen que posea, en su estado natural, una situación de equilibrio. Los incendios del 2006 produjeron un cambio brusco en el tipo de suelo de la cuenca. Este proceso transformó una cuenca en equilibrio en una cuenca torrencial en desequilibrio. Se propone, por lo tanto, un trabajo de estabilización de una cuenca que ahora tiene un comportamiento torrencial. Hace falta señalar que el episodio de lluvias del 26 de octubre fue extraordinario, correspondiéndose con la lluvia más fuerte que se espera para un período de 100 años. En especial, por el concentrada que fue, pues se recogieron 76 litros por metro cuadrado en hora y promedio.

Actuaciones
En este contexto, la primera actuación propuesta es la reforestación de la cuenca fluvial. Con esta acción se pretende actuar sobre la causa del problema, el cambio del uso del suelo, con el objetivo de volver a la situación inicial de equilibrio estable en un medio plazo.

Como segunda actuación, se propone la construcción de una barrera permeable para retener los sedimentos sólidos de gran tamaño que arrastra el río consecuencia de su nuevo carácter torrencial. Esta barrera debe ser permeable al sedimento de menor tamaño para evitar una barrera total de sedimento en el sistema, lo cual produciría erosiones del canal aguas abajo. Esta actuación ayudaría también a frenar el frente de onda de una avenida torrencial.

La tercera medida propuesta es un conjunto de pequeñas actuaciones en zonas puntuales del canal del río, como el aumento de sección de puentes y secciones encaminadas a evitar los desbordamientos, la protección de márgenes para evitar erosiones y fallos en la cimentación de los muros, y la creación de pequeños escalones en el canal para ayudar a disipar la energía de la onda de avenida.

Obras propuestas a corto plazo
De manera inminente, se instalará la barrera que retenga el paso de las rocas más grandes, y permita el paso de los sedimento más pequeños. Se opta por la solución de menor impacto, que se trata de una malla de acero, llamada Geobrugg, que realizará el trabajo de la retención. Se instalará en una zona donde el acceso sea factible, de modo que tras un episodio de lluvia se puedan retirar las rocas acumuladas.

En concreto se actuará en dos puntos de los ríos, de modo que se eviten los problemas localizados más importantes que se produjeron con el temporal del pasado mes de octubre.

En el río Sobral se ampliará el cauce, estabilizándose sus taludes con una cimentación sólida y sustituyendo pasos existentes por pasos inundables que no agraven los problemas causados por el agua en las crecidas.

En la zona de Serraseca (en el río Viladesuso) se ampliará la capacidad de desaugue de dos puentes mediante la construcción de pasos para el agua que funcionen en el momento de las crecidas. De este modo, se compatibilizará el mantenimiento de las infraestructuras existentes con un mayor paso de agua. También habrá que reforzar muros y taludes, y será necesario ampliar el cauce del río para facilitar el flujo del agua.

Temporal de octubre
El temporal acaecido en Galicia, el día 26 de octubre de 2011, provocó diversos daños en las estructuras existentes en los cauces de varios ríos de los ayuntamientos de Oia, Agolada y Baiona, en bienes de titularidad pública y privada. El elevado incremento de caudal (de las extraordinarias precipitaciones), y lo arrastre de materiales procedentes de las riadas y desprendimientos causados por el fuerte temporal, obstaculizaron el flujo del agua a través de las obra de drenaje, incrementando la intensidad de las puntas de avenida, la erosión y sedimentación, que descontrolan la morfología de los lechos. Como consecuencia de todo esto, los ríos en algunos casos se desbordaron y provocaron importantes daños y perjuicios a los intereses públicos.

Augas de Galicia envió técnicos a supervisar la situación, y mantuvo un contacto permanente para la coordinación entre representantes de la Administración Hidráulica de Galicia y los representantes municipales con el objeto de programar las actuaciones de emergencia. Se identificaron las zonas afectadas y se priorizaron las actuaciones de emergencia.

Se ejecutó en aquel momento una actuación de emergencia para solventar los problemas más inmediatos en los lechos de los ríos, y permitir el paso del agua en caso de nuevas lluvias. En concreto, se abrieron lechos y se retiraron sedimentos y arrastres, se repararon problemas estructurales y se talaron árboles que invadían el lecho de los ríos.

La inversión ascendió a 233.541,23 € en los ayuntamientos de Agolada, Baiona y Oia.

Comenzaba entonces un análisis del fenómeno meteorológico, y como evitar las consecuencias de repetirse, mediante una actuación en los ríos Sobra y Viladesuso, que ahora puede empezar a ejecutarse.

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s