La incineradora para el Principado se encarece en 118,2 millones por el tiempo transcurrido debatiendo si era conveniente o no

El consejo de administración de Cogersa analizará hoy martes 19 de octubre el ‘Plan de financiación y endeudamiento derivado de la planta de valorización energética’, informe de la consultora KPMG que detalla qué debe hacer este consorcio para pagarse la polémica incineradora de Serín. Una instalación que se ha ido encareciendo durante el tiempo dedicado a debatir su conveniencia. Actualmente se estima el coste del horno en unos 300 millones, cifra 118,2 millones superior a la manejada cuando se propuso por primera vez.
 
El primer documento técnico que propuso construir una incineradora en Serín lo realizó Intecsa-Inarsa S. A. Su ‘Plan estratégico 2001-2025’ reclamaba un horno capaz de calcinar 450.000 toneladas de desechos, que debía estar operativo entre 2007 y 2010, y cuyo coste estimaban los expertos en 181,8 millones de euros.
La propuesta encontró una amplia oposición en ámbitos políticos, sociales y ecologistas del Principado. Ya en el informe originario suspendía en cuatro campos: efectos ambientales, costes de inversión, costes de explotación y aceptación social.
El consorcio de basuras Cogersa encargó en 2005 a Garrigues y KPMG la redacción de los pliegos administrativos para contratar el horno y el primer análisis económico-financiero sobre la inversión que requiere. También se reclutó a la consultora RESA para actualizar los costes estimados al horno.
A principios de 2006 ya el gobierno del Principado y Cogersa estimaban que la inversión necesaria ascendería a 250 millones. Cuatro años después, el coste se basa en dos premisas: que el horno pueda quemar 420.000 toneladas al año (unas 30.000 menos que el proyecto inicial, pero con una capacidad de quema que sigue rondando al 70% de los residuos que recibe Cogersa) y que el programa de financiación cubra el eventual encarecimiento del coste de la vida que puede registrarse de aquí a 2015 ó 2016, años en los que se terminaría la obra.
De modo que el dinero estimado para hacer la incineradora ya sube hasta los 300 millones, a los que se propone hacer frente con fondos de Cogersa y un crédito del Banco Europeo de Inversiones (BEI). Y si aún así no es suficiente, podría recurrirse a la financiación privada.
Hoy tendrá lugar una nueva votación por parte de la Junta de Gobierno de Cogersa, en la que están presentes todos los ayuntamientos. La incineradora está en marcha, pese a los ecologistas y los partidos regionales de la oposición, sólo falta por saber si aún habrá más retrasos que pongan su coste aún más por las nubes. Encima, se prevé deficitaria su gestión.
Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s