El impresentable Sánchez por fin se decide a convocar un Consejo de Ministros mañana domingo 25 de octubre para abordar la declaración de estado de alarma / Tras la presión de las comunidades autónomas de reclamar un mecanismo jurídico para aplicar el toque de queda, los ministros ya han sido avisados para su ejecución este domingo / Hoy España registra una Incidencia Acumulada de 348 casos por 100.000 habitantes, por lo cual, según los parámetros que anunció ayer Sánchez, se encuentra en riesgo extremo en todo el país

  Un mensaje vacío el de Sánchez, pomposo y sin sustancia como el propio presidente Sánchez; la situación en España «es grave» y «vienen meses muy duros». El invierno, el frío y las lluvias están en contra del alivio sanitario que España necesita para ganar el pulso al coronavirus.

Es por ello que ayer, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en comparecencia institucional por la mañana llamó a hacer un esfuerzo a todos los españoles, apeló a la disciplina y a la responsabilidad de los gobiernos autonómicos para seguir tomando medidas como las ya emprendidas por la práctica totalidad en materia de restricción de aforos, limitación del ocio nocturno y movilidad.

Sin embargo, de momento, rehusaba activar por decisión propia el estado de alarma como mecanismo jurídico que amparase a los territorios para aplicar las restricciones que vienen reclamando, como el toque de queda.

Pedro Sánchez auguró que la situación es “grave” pero dejó la decisión de tomar medidas más restrictivas en manos de las comunidades.

El objetivo del Gobierno era que fuesen las propias comunidades autónomas las que solicitaran su ejecución a Moncloa. Descargaba el presidente la responsabilidad de pulsar el botón del estado de alarma en manos de las comunidades, a pesar de que admitía que España se encuentra en «riesgo extremo» ante el avance de la segunda ola de coronavirus. Y así fue. Tras que ayer ocho comunidades autónomas ejercieran presión–País Vasco, Cataluña, Extremadura, La Rioja, Castilla- La Mancha, Navarra Asturias y Melilla– para pedir al Gobierno decretar el estado de alarma, los ministros ayer se encontraban preavisados para que acudieran a Moncloa en cualquier momento. Ha sido esta mañana cuando el Gobierno ha decidido convocar un Consejo de Ministros extraordinario para mañana domingo para decretar el estado de alarma en toda España.


La demora del Gobierno para tomar la decisión se basa en la seguridad de contar con los apoyos necesarios para decretarlo, esto es, con el PP. Quieren que los populares asuman también esa «responsabilidad». El Gobierno consigue además que sean las comunidades quienes pidan el mecanismo y que no sea una decisión única de Moncloa. Una situación, que el propio presidente dejó caer por la mañana desde Moncloa, asegurando que su Gobierno está «listo» para adoptar las medidas que sean necesarias para doblegar la curva de la Covid.

En comparecencia institucional, el jefe del Ejecutivo reconoció este viernes la existencia de transmisión comunitaria y alertó de que nos encontramos ante «el reto colectivo» de doblegar la segunda curva para evitar episodios dolorosos como los ya vividos en marzo. Esto es, «evitar el confinamiento domiciliario» (que  de todas maneras será ineludible más pronto que tarde debido al empuje del virus).

Sin embargo, Sánchez alejó, de momento, unas medidas restrictivas que actúen como marco legal a disposición de las comunidades para su adaptación. «La decisión sobre las medidas a adoptar y el momento de su adopción será tomada por las comunidades autónomas y se pondrá en conocimiento del Ministerio de Sanidad antes de su implantación», dijo.

A pesar de ello, hoy España registra una Incidencia Acumulada de 348 casos por 100.000 habitantes, por lo cual, según los parámetros que anunció ayer Sánchez, se encuentra en riesgo extremo en todo el país.


El Gobierno se marcaba como objetivo lograr una incidencia acumulada de 25 casos por cada 100.000 habitantes. Este primer marcador se considera riesgo bajo y por encima de 250 riesgo muy alto, en alerta extrema, donde se deberían adoptar medidas excepcionales, esto es, el estado de alarma.

El presidente, por la mañana, dio otra perorata kilométrica estilo Chávez sin decir nada de provecho, como de costumbre. Solamente apeló a la responsabilidad y colaboración ciudadana. «Si reducimos la movilidad reducimos la probabilidad de propagar los contagios. No hay otra solución», advirtió. El presidente se mostró partidario, al mismo tiempo de «tomar las medidas necesarias» pero pensando en «el menor daño económico posible». La máxima del Gobierno ayer era reclamar la «máxima colaboración ciudadana» y evitar al máximo la movilidad.



https://www.larazon.es/espana/20201023/tf7xrnnbkfh7ng7nj2mrupj4ga.html

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s