LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DA UN GIRO LÓGICO A LA DERECHA MIENTRAS BUSCA DESESPERADA SALIR DE LA RUINA GENERAL EN QUE NOS HA SUMERGIDO LA ULTRAIZQUIERDA DE PSOE-PODEMOS -La crisis del coronavirus refuerza al centro-derecha de cara a unas elecciones generales – El centro-derecha supera ya a la izquierda por nueve escaños y 4,2 puntos de voto / Los medios siguen cargando contra VOX que sin embargo podría dar (¡otra vez!) la sorpresa cuando se coloquen las urnas

El centro-derecha se consolida por delante de la izquierda en la recta final de la desescalada por la crisis del coronavirus, y se impondría ahora mismo por nueve escaños y 4,2 puntos de voto de diferencia, según el último barómetro de ABC/GAD3, realizado entre el 18 de mayo y el 5 de junio con más de 3.100 entrevistas. En las últimas semanas, sin embargo, se ha frenado la tendencia al alza del PP, mientras que Ciudadanos ha remontado de forma moderada, justo cuando se ha acercado al PSOE para pactar las últimas prórrogas del estado de alarma.

El trabajo de campo de este barómetro abarca el debate parlamentario de las dos últimas prórrogas del estado de alarma, la quinta y la sexta. Es decir las dos en las que el Partido Popular ha votado en contra, después de apoyar al Gobierno en el decreto original del 14 de marzo y en las tres primeras prórrogas, y de girar hacia la abstención en la cuarta ampliación de ese estado excepcional. Fue en esa cuarta prórroga cuando Ciudadanos marcó distancia con el PP y mostró perfil propio al votar «sí» con el Gobierno de Sánchez e Iglesias. Desde aquel momento, el 6 de mayo, los caminos del PP y de Ciudadanos se han separado respecto a su posición ante el estado de alarma y el sustento de los planes del Ejecutivo.

La izquierda retrocede

El bloque del centro-derecha, formado por el PP, Ciudadanos, Vox y Navarra Suma, sumaría en este momento 159 diputados, seis más que en las elecciones del 10 de noviembre, con un 44,6 por ciento de voto (43,1 por ciento en las urnas). Con este resultado supera al bloque del PSOE, Unidas Podemos y Más País, que se quedaría con 150 diputados y un 40,4 por ciento de estimación de voto. La izquierda ha perdido fuerza durante la crisis del coronavirus, y desde las elecciones se dejaría por el camino ocho escaños y casi tres puntos de voto.

La gestión de la pandemia está pasando factura a la izquierda, mientras que el centro-derecha sigue sufriendo por su fragmentación, aunque ahora se sitúe por delante en estimación de voto. Su división ya fue letal en las urnas, cuando logró más votos que la izquierda y sin embargo quedó por debajo en número de diputados. Y ahora volvería a serlo, pues un centro-derecha unificado estaría en este momento más cerca de la mayoría absoluta, según los datos de GAD3.

En esta crisis, otros damnificados políticos son los partidos más radicales, como Unidas Podemos y la CUP, mientras que las formaciones con experiencia de gestión y de Gobierno se fortalecen. El bipartidismo recupera así músculo, y entre el PSOE y el PP se acercan al 54 por ciento de los votos, cuando en las elecciones del 10-N no llegaron al 49 por ciento.

Más allá de los bloques, el PSOE seguiría siendo el partido más votado, con un 28,3 por ciento de estimación de voto y 121 escaños, un resultado bastante parecido al que consiguió en las elecciones, pero por motivos bien distintos. Los socialistas solo logran mantenerse gracias a que se nutre de muchos votos perdidos de Podemos. En concreto, en un contexto de máxima volatilidad del voto, el PSOE capta unos 250.000 votos solo de la formación que lidera Pablo Iglesias, que no frena su caída, según los datos de GAD3. El PSOE está perdiendo más apoyo entre la gente joven. La edad sería una variable clave, ya que los votantes mayores de 45 años del PSOE tienen una fidelidad de voto del 72 por ciento, pero en el caso de los menores de 45 esa fidelidad desciende al 61 por ciento. Así, uno de cada diez votantes socialistas menores de 45 años apuesta por la abstención y otro de cada diez se pasaría a partidos de izquierda.

El Partido Popular mejora de forma sustancial su resultado respecto a los comicios de noviembre, con un 25,4 por ciento de estimación de voto (20,8 por ciento en las urnas) y 111 diputados (89 en las elecciones). La mejoría de la formación de Pablo Casado es evidente, pero en este último barómetro se produce un frenazo claro en la tendencia al alza que mantenía desde noviembre. En la encuesta anterior, la del mes de mayo, el PP había subido hasta los 115 escaños y pisaba los talones literalmente al PSOE, con un 27,1 por ciento de estimación de voto. En pocas semanas ha sufrido una contracción que coincide con el cambio de estrategia en el Congreso, al dejar de apoyar las prórrogas del estado de alarma y situarse en el «no» rotundo con un discurso mucho más duro.

Mientras el partido de Casado retrocede en estimación de voto respecto al barómetro de mayo, Ciudadanos sube y consigue el mejor resultado en porcentaje de voto desde principios de noviembre. El partido de Inés Arrimadas alcanza una estimación del 7,6 por ciento, con 13 diputados, tres más que en las elecciones. Hasta ahora, Ciudadanos llevaba una peligrosa tendencia hacia la nada, o hacia la extinción. En el barómetro del mes pasado, cayó a una estimación de voto del 5,9 por ciento, con solo ocho diputados, y sin apariencia de recuperación. Fue en ese momento cuando Arrimadas dio un golpe de timón, se separó del PP en el Congreso y optó por pactar con Sánchez las tres últimas prórrogas del estado de alarma. La decisión causó un terremoto interno, con varios portazos de referentes políticos dentro del partido, como el de Juan Carlos Girauta. Pero, con los datos en la mano, la realidad es que Arrimadas ha conseguido de momento frenar la caída libre de su partido.

Trasvases de voto

Desde las elecciones, los movimientos de voto se han multiplicado en todas las direcciones. El PP ha captado casi 300.000 votos de Ciudadanos, pero este partido también ha logrado atraerse otros tantos procedentes del PSOE.

El partido que lidera Santiago Abascal mantiene una lenta tendencia a la baja. En este momento, estaría en una estimación de voto del 11,2 por ciento, con 33 escaños, frente a los 52 de las elecciones, cuando alcanzó el 15,1 por ciento. Eso sí, se mantiene como tercera fuerza política nacional. Y podría dar la sorpresa, pues las encuestas suelen subestimarlo.

La crisis originada por la pandemia pasa factura a la extrema izquierda. Unidas Podemos no deja de caer.

Si en noviembre se quedó con 35 diputados, ahora mismo bajaría hasta los 27, con un 10,5 por ciento de voto. Mientras, Más Madrid continúa su declive, y la CUP perdería uno de sus dos diputados.

https://www.abc.es/espana/abci-centro-derecha-supera-izquierda-nueve-escanos-y-42-puntos-voto-202006072047_noticia.html

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s