SALUD ¿Puede el cigarrillo electrónico ayudar a dejar de fumar?

PUB.- A estas alturas todos nosotros sabemos que dejar de fumar es imprescindible para conservar nuestra salud en buen estado. Todo el cuerpo se ve afectado y se deteriora gradualmente al correr del tiempo. Incluso tiene efectos nocivos en el cerebro. En este trance, tras haber intentado varias otras técnicas sin éxito, el cigarrillo electrónico sí puede ayudar a dejar de fumar. Dos de cada tres personas que lo han empleado con estos fines han logrado tras un periodo de transición dejar el vicio; el tercio restante reconoce haber disminuido el consumo de tabaco. Puedes ir a la página web de ivapeo.com si deseas ampliar información sobre este recurso o adquirirlo online.

¿Por qué el cigarrillo electrónico sirve de ayuda para dejar de fumar definitivamente?

Hay que tener en cuenta dos vertientes que se producen a la hora de dejar de fumar:

  • la carencia física: aunque resulte difícil de creer, esta es la más fácil de llevar para el fumador, y en unos tres días los efectos desaparecen casi por completo. El cuerpo se acostumbra en tiempo récord a la nueva situación y de hecho, las consecuencias positivas se aprecian de inmediato. Uno se levanta por la mañana extrañamente despejado tras muchos años, empieza a respirar más fácilmente, se mueve con más agilidad, los procesos mentales se desarrollan de forma más eficiente y más rápido…
  • Todas esas ventajas tropiezan no obstante con la segunda vertiente, que es la que más hace cuesta arriba el dejar de fumar: la carencia psicológica o rutinaria. Es el despertarnos pensando en lo que vamos a disfrutar con un café y un cigarrito para empezar el día, y de repente acordarnos de que lo hemos dejado, y que entonces se nos caiga el alma a los pies. Es estar trabajando como de costumbre y pensar desanimados en que el descanso de 10 minutos de media mañana ya no merece la pena, puesto que no podremos fumar. Comer y no poder fumar a los postres para completar el festín satisfactoriamente… Así sucesivamente.

El método más eficaz y rotundo para dejar de fumar es sencillamente ese: dejar de fumar de un día para otro. Pero muchos fumadores fracasan al intentarlo, y retoman el vicio sintiéndose amargados, impotentes y encadenados, culpándose por su falta de fuerza de voluntad. Si ya se ha probado a dejarlo sin ayuda, y no ha funcionado; si se ha tomado medicación, y no ha funcionado; si se han empleado otros sustitutivos, y no han funcionado… entonces es hora de emplear el cigarrillo electrónico.

CUALQUIER ALTERNATIVA ES PREFERIBLE A SEGUIR FUMANDO Y DESTROZANDO CUERPO Y MENTE DÍA TRAS DÍA 

Llegados aquí es donde juega un papel relevante el cigarrillo electrónico

  • Porque permite insertar un paso intermedio para el fumador que está en proceso de convertirse en ex fumador. De esta forma, cuando por fin toma la decisión firme de dejar de fumar para siempre, no es una eternidad triste y sin ilusión la que vislumbra. Existe un sustitutivo, el cigarrillo electrónico, que cuando piensa en una velada sin cigarros le permite a continuación recordar: “¡Ah, pero todavía puedo vapear!”. La retirada del tabaco se vuelve entonces más llevadera. Los huecos donde habitualmente se fumaban son reemplazados por el cigarrillo electrónico. Ya no es una catástrofe emocional que sume en la tristeza, hay algo a que asirse para proseguir con éxito hasta el final del proceso: convertirse en ex fumador.
  • Se han publicado unos  40 estudios y el hallazgo principal es que estos dispositivos son 95 por ciento menos dañinos que el cigarrillo convencional.
  • El cigarrillo electrónico no contiene alquitrán ni otras sustancias cancerígenas; incluso los hay sin nicotina.
  • Es mucho más limpio que el cigarrillo convencional y no daña el medio ambiente.
  • Tampoco perjudica a otros, convirtiéndolos en fumadores pasivos contra su voluntad.
  • Beneficia a la cartera. Vapear resulta a medio plazo más económico que el carísimo vicio de fumar.
UNAS MÍNIMAS PRECAUCIONES SON NECESARIAS:

-Se trata de una etapa intermedia en el proceso de dejar de fumar, y nunca deberíamos dejar de lado ese enfoque.

-La etapa del vapeo debiera durar unos meses y a continuación pasar a la abstención completa.

-El vapeo debería ir reduciéndose. Nunca se deben tomar varias cargas al día. A medida que pasen los días, se debería optar más y más por productos inocuos como pipas u otros frutos secos, cafés o caramelos, y usar solo el vapeo cuando la necesidad de fumar se vuelva puntualmente irresistible.

El cigarrillo electrónico no es la solución perfecta, pero es un primer paso en la dirección correcta. Y esa dirección tiene como destino  que llegue el día en que nos levantemos, llevemos a cabo nuestras tareas cotidianas alegremente y ni una sola vez nos acordemos de que en el pasado no hubiésemos podido pasar por ese día sin fumar. Ese es el punto final del proceso.

RECORDEMOS:
  1. Nos concienciamos de que debemos dejar de fumar. Nuestro cuerpo se está resistiendo, carraspeamos y tosemos, nos ahogamos al hacer esfuerzo físico, y contamos las horas del día de cigarrillo en cigarrillo. Nuestra ropa apesta, nuestra casa apesta, nuestro coche apesta, incluso nuestra familia y nuestros animales domésticos apestan. Hay rastros de quemaduras en los muebles, cada dos por tres tiramos un montón de colillas y cenizas a la basura… Nuestra vida es un vertedero.
  2. Nos preparamos psicológicamente y fijamos una fecha próxima. Ha de ser cuanto antes, una vez decididos. Destrozamos y tiramos los cigarrillos que aún tengamos, tiramos también mecheros… Hacemos provisión de pipas, regalices, caramelos, chicles… cualquier cosa que podamos llevarnos a la boca y que nos entretenga cuando anteriormente hubiéramos fumado un cigarrillo. Y empezamos a planear nuestra campaña de desintoxicación.
  3. Si hemos probado con anterioridad a dejarlo sin ayuda y resultó en un fracaso, es hora de aprender sobre los cigarrillos electrónicos y el vapeo. Es el paso intermedio que mantendremos durante un tiempo razonable antes de convertirnos definitivamente en ex fumadores. Los cigarrillos electrónicos son fáciles de conseguir, incluso sin salir de casa. Se venden online sin ningún problema y llegan al domicilio a veces tan pronto como en 24 horas.
  4. La etapa del vapeo proseguirá hasta que la rutina habitual de fumar haya quedado definitivamente rota, y otros hábitos más saludables la hayan reemplazado. Cada caso es diferente.
  5. El fumador ya es ex-fumador en la etapa final, está libre y psicológicamente ha enterrado la ansiedad por la carencia de cigarrillos. Ya no los necesita. Su casa y su vida están limpias, y él se siente más fuerte y enérgico, piensa con claridad y ningún vicio le domina, es dueño de su vida y sus decisiones. ¡Bienvenido a la meta!
Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s