OPINIÓN: AL PRIMERO DE MAYO VA A IR SU PADRE / Los que aún tienen esperanzas de reconducir a la UGT quieren hacer boicot no acudiendo a la manifestación / Ferrán no acudirá – como suponemos que tampoco lo harán Celestino Corbacho, Josep Borrell u otros muchos destacados políticos socialistas que se han mostrado disconformes con el viraje separatista del sindicato / “Si estudiaran un poco – refiriéndose a la dirección de UGT – sabrían de dónde venimos, aparcando a donde nos quieren llevar” / Es la misma crisis que padece el conjunto del socialismo, catalán y español, la crisis de la tontería, del buenismo, del confundir a España con Rajoy y a Cataluña con la estelada, la crisis que comporta perder el hábito del debate de ideas, conformándose con el reparto de sillones, la crisis que emana de la banalidad con la que Iceta ha impregnado los últimos años del PSC, en los que parece que era más rentable pegarse unos bailecitos que desarrollar una auténtica alternativa al nacionalismo –- Voz Pópuli

MIQUEL GIMÉNEZ – VOZ PÓPULI. 01.05.2018 –  La benevolencia, cuando no implicación, de la UGT con el proceso separatista causa gran indignación en sus bases. Las bajas se cuentan por miles, y se critica duramente tanto a Pepe Álvarez como a Camil Ros, al que se acusa de agente del separatismo. Los que todavía no han roto el carné, piensan… Leer más OPINIÓN: AL PRIMERO DE MAYO VA A IR SU PADRE / Los que aún tienen esperanzas de reconducir a la UGT quieren hacer boicot no acudiendo a la manifestación / Ferrán no acudirá – como suponemos que tampoco lo harán Celestino Corbacho, Josep Borrell u otros muchos destacados políticos socialistas que se han mostrado disconformes con el viraje separatista del sindicato / “Si estudiaran un poco – refiriéndose a la dirección de UGT – sabrían de dónde venimos, aparcando a donde nos quieren llevar” / Es la misma crisis que padece el conjunto del socialismo, catalán y español, la crisis de la tontería, del buenismo, del confundir a España con Rajoy y a Cataluña con la estelada, la crisis que comporta perder el hábito del debate de ideas, conformándose con el reparto de sillones, la crisis que emana de la banalidad con la que Iceta ha impregnado los últimos años del PSC, en los que parece que era más rentable pegarse unos bailecitos que desarrollar una auténtica alternativa al nacionalismo –- Voz Pópuli