Pedro Sánchez anula la oposición interna para controlar el PSOE de Madrid

Ferraz anula a los críticos al candidato ‘sanchista’, José Manuel Franco, que gana apoyos entre los que impulsaron a Susana Díaz y a Patxi López.

José Manuel Franco, sentado al lado de Ángel Gabilondo, durante un pleno en la Asamblea de Madrid.

Pedro Sánchez ultima su asalto a la dirección del PSOE de Madrid (PSOE-M) anulando la oposición a su candidato, José Manuel Franco, tanto entre un sector de los sanchistas que se mostraba crítico con él como entre quienes apoyaron a Susana Díaz y a Patxi López.

Tras el varapalo de Valencia, donde Ximo Puigdobló el pulso a Ferraz, y después de la consolidación de Susana Díaz en el PSOE andaluz, Pedro Sánchez necesita hacerse con el control de la tercera federación en militantes, el PSOE de Madrid.

El complicado tablero de poder socialista se inclina a favor de Sánchez, que cuenta con el 98% de la Ejecutiva y la mayoría del Comité Federal. En el plano territorial, su control es menor. De las cuatro grandes federaciones, Andalucía (45.848 militantes) y la Comunidad Valenciana (17.173) se mantienen críticas. La cuarta, el PSC (13.899 afiliados), es netamente sanchista. La tercera, el PSOE-M (14.323), es clave para el control territorial de Ferraz. Además, es la federación del secretario general, que fue concejal en Madrid.

Distintas fuentes de Ferraz y del PSOE-M confirman que Pedro Sánchez se está implicando personalmente a favor de su candidato. Se trata del actual portavoz adjunto en la Asamblea, José Manuel Franco.

La semana pasada, Sánchez tomó un largo café con el diputado autonómicoDaniel Viondi, portavoz de los sanchistas críticos con Franco. Le acompañó el secretario de Coordinación Territorial de la Ejecutiva, Santos Cerdán. De esa reunión salió el compromiso de los sanchistas de apoyar unánimemente a Franco.

Viondi trasladó a todo el PSOE-M la semana pasada en un mensaje privado que renuncia a ser candidato y que apoyará a Franco. En primer lugar, porque apoyó a Sánchez «cuando éramos pocos quienes lo hacíamos», por «su experiencia como persona de consenso», su «capacidad de diálogo» y porque «deja trabajar y sabe coordinar». «Habrá otras candidaturas, pero ninguna representa el espíritu, el proyecto y la ilusión que nace en el PSOE que lidera Sánchez», termina el mensaje de Viondi.

Para Sánchez, Franco tiene además otra virtud: no tiene la ambición de ser cabeza de lista, ya que está previsto que el independiente Ángel Gabilondovuelva a ser candidato a la Comunidad de Madrid.

Ferraz quiere que los que apoyaron a Sánchez vuelquen sus energías en impulsar a Franco. Los sanchistas puros consideraban a este candidato demasiado transversal. El número dos de Ángel Gabilondo en la Asamblea coordinó la campaña de Sánchez en Madrid. Pero estuvo en el pasado en la Ejecutiva deTomás Gómez y mantiene buena relación con todo el partido, incluidos los que apoyaron a Susana Díaz y a Patxi López.

Precisamente, ese es el perfil que quiere Ferraz para tener «un partido fuerte» que pueda preparar el asalto a Madrid de nuevo con Gabilondo como candidato. Tanto en Ferraz como en el PSOE madrileño creen que el desgaste de Cristina Cifuentes es evidente y que, esta vez, un socialista puede volver a ser presidente de Madrid tras las elecciones de 2019.

Franco se ha convertido en pocas semanas en claro favorito para liderar el PSOE de Madrid. La primera vuelta de las primarias se celebrará el 30 de septiembre. Si ningún candidato consigue más del 50%, la segunda vuelta entre los dos más votados será el 7 de octubre.

Franco, de 59 años y nacido en Galicia, no sólo tiene ya el apoyo de los sanchistas, que consiguieron el 49,5% en las primarias. Cuenta con casi todos los que impulsaron a Patxi López (18,7%), como el diputado Rafael Simancas, cabeza de un sector importante; del alcalde de Fuenlabrada, Manuel Robles, que continuará como presidente del PSOE-M; y de alcaldes como Javier Rodríguez (Alcalá) o portavoces como la diputada autonómica Pilar Sánchez Acera.

Pero también le apoyan muchos de los cabezas visibles de la candidatura de Susana Díaz en Madrid (31,8%), como el diputado Juan Segovia o el senadorJosé Cepeda.

Contra él se presentarán el alcalde de Soto del Real, Juan Lobato, que no tiene posibilidades, pero aspira a concentrar el voto crítico; y Enrique del Olmo, una opción minoritaria.

La incógnita es qué harán el concejal Antonio Miguel Carmona y la secretaria general del PSOE-M, Sara Hernández. Franco está intentando -directa o indirectamente- que no se presenten. Carmona no parece dispuesto a dar la batalla, según distintas fuentes y podría apoyar a Franco, con el que tiene buena relación.

Hernández, estos días de vacaciones, aún no ha anunciado definitivamente si se presentará o no. Tanto Ferraz como Franco esperan que la también alcaldesa de Getafe dé un paso a un lado y renuncie a repetir como secretaria general. De hecho, ya ha perdido a gran parte de los que la apoyaron cuando ganó las primarias del PSOE-M en 2015.

Origen: ELMUNDO

Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s