Al fondo a la derecha

Alguna vez he contado que vivir en la aldea te va cambiando poco a poco y que uno de los primeros síntomas de que has pasado de la fase urbana a la rural es cuando después de un tiempo vas a la ciudad y quieres aparcar el coche. Entonces, cuando antes lo hacías en un plis plas, ahora, acostumbrado más a que estacionar a dejarlo así a granel, a lo que caiga en cualquier sitio en el campo, haces maniobras y más maniobras para encajarlo entre dos vehículos, que por momentos hasta tienes miedo que en una de esas le des así como a lo bestia y arranques el volante de cuajo.

¿Tú acuerdas cuando eras pequeño de aquellos camioneros que los veías como allí a lo alto, en una nube, subidos a la cabina, arremangados, encogiendo el estómago para que les entrara el macrovolante hasta el higadillo y echándose…

Ver la entrada original 274 palabras más

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s