Frente al nuevo Terror Rojo, España sólo resistirá unida / La única posibilidad que tiene España de sobrevivir al golpe mortal que quieren asestarle el Felón y sus compinches es la unidad – Federico Jiménez Losantos – Libertad Digital

En uno de los mejores momentos de su resurrección parlamentaria, Pablo Casado le dijo al presidente Felón: “Su discurso da miedo”. Y a las dos horas, Pablo Iglesias, ese resentido patológico con ínfulas de Lenin, añadió más razones para respaldar ese juicio. Porque lo que ambos han presentado en la moción de Investidura del gobierno socialcomunista es, simplemente, eso: un régimen de terror. Porque ellos no aspiran a ser un Gobierno, sino un régimen, cuya base es y sólo puede ser el Terror Rojo.

Sí, el mismo que reinó en España de 1936 a 1939 y que hace ochenta años derribó por la fuerza un socialista, Julián Besteiro, alzándose junto a la división del anarquista Cipriano Mera y el coronel republicano Casado, contra el Gobierno de otro socialista, Juan Negrín, en el que mandaba Moscú, y que quería prolongar una guerra perdida al precio de cientos de miles de muertos para enlazar con la Segunda Guerra Mundial. No sabía el ladrón que Hitler y Stalin ya habían pactado empezarla juntos, entrando a sangre y fuego en Polonia para repartírsela. Así, Stalin podía invadir los países bálticos y Hitler tomar Francia y los Países Bajos, sin preocuparse el monstruo rojo del monstruo pardo y viceversa. Dos años estuvieron así. Y si Hitler no hubiera invadido Rusia rompiendo su alianza, Europa sería hoy una granja nazi o un campo de concentración soviético. Libertad, ninguna.

El Ministerio de la Verdad del Doctor Fráudez
El programa económico que presentó ayer el Felón fue íntegramente comunista.

Ruina asegurada. El Programa político, burdamente separatista.

Y como la argamasa entre separatismo y comunismo es Podemos, no podía faltar la Cheka contra los enemigos del régimen.

El mayor mentiroso de la historia moderna dijo que era intolerable cómo corría la mentira en España. Y digo yo que correrá para que él no la pille, porque, si la pilla, se la queda.

Sin embargo, cuando un gobierno de comunistas y separatistas, de la estirpe bildutarra, catanazi y bolivariana dice que alguien miente, lo que anuncia es que lo meterá en la cárcel.

Y cuando un chulo de playa, un mussolini de Armani, dice que va a instalar un cordón sanitario “para las ideas, no para las personas”, como repitió matonescamente, lo que anuncia es que a las personas que no renuncien a las ideas que a él o a sus socios comunistas y separatistas no les gusten, las liquidará; por lo civil, en la Sextapo; por lo penal, con unos jueces fuera de la Ley, ese molesto estorbo

Un gobierno esencialmente comunista
El ministerio de la Verdad que anunció Sánchez para perseguir la mentira, sin duda porque quiere ser el único con licencia para perpetrarla, fue una amenaza. El marqués de Galapagar, vicepresidente del “Gobierno dentro del Gobierno”, como hace poco llamaba el Felón al grupo podemita, la convirtió en certeza. Y apuntó a los dos blancos de ese odio patológico que respira y que, a fuer de comunista, es liberticida: jueces y medios de comunicación, o sea, el imperio de la Ley y la libertad de opinión. Ya sabemos cuál será el corazón de este Gobierno infame, felón y traidor cuya tarea es destruir España: la represión. Y al frente de esa checa contra la media España que piensa, a la que la otra media odia, estará Pablo Iglesias.

No va ser un Gobierno dentro del Gobierno, sino el Gobierno mismo. Don Felón aspira a ser un Allende con suerte, un Dorticós sin Fidel Castro. Pero tiene de vicepresidente a un Che de mercadillo y no tiene al Ejército. No le va a salir barato el Golpe y no va a contar con la lealtad de quienes le desprecian. Y malo es que te desprecie Iglesias, pero que lo haga Rufián y se lo agradezcas es peor. Sucede que como los maltratadores que pagan en casa con la familia los desaires de oficina, seremos los ciudadanos y muy en especial los jueces decentes y los pocos medios de comunicación no comprados por el IBEX-35, como El País y La Ser, para defender el Golpe, los que pagaremos lo único que en Sánchez es cierto e indubitable: su ira.

Este Gobierno es comunista porque todas las medidas económicas anunciadas lo son, y porque la medida política esencial, que es saltarse la Ley, es el complemento necesario de una economía al estilo de Venezuela. Al final, el comunismo es mentira y terror, mentira en la oposición y en la propaganda y terror en el Poder y en su idea del consenso social: el miedo. Pero las dos herramientas son acabar con la propiedad y sometiendo la Ley al poder Político. Las dos proclamadas ayer como bases del Gobierno. No hay más alternativa que la resistencia, ni otra enmienda que a la totalidad.

La necesaria Unidad Nacional
Así las cosas, la única posibilidad que tiene España de sobrevivir al golpe mortal que quieren asestarle el Felón y sus compinches es la unidad. De los partidos, los medios de comunicación y de aquellos ciudadanos que quieren defender a nuestra Nación sirviendo al Estado de Derecho. Sobre todo, los que se mueven en el ámbito de la Justicia y del Orden Público. No hay duda de que para destruir España el Felón necesita la colaboración de jueces y fiscales corrompidos por su ideología o por el narco-dinero, que a no dudar y viendo quién está en la Vicepresidencia, fluirá abundantemente.

Cada obstáculo que, como la resolución de la Junta Electoral Central, se oponga a los planes de los golpistas apoderados del Gobierno de Madrid, reducirá el peligro de las bandas de Sánchez, que las acaudilla a todas pero que a todas debe obedecer, y acortará el tiempo que esta pandilla tiene para ejecutar sus designios. Marchena, el gran traidor a la causa de la Justicia en España, cuyos efectos de sometimiento a Sánchez ya están bien a la vista, tiene la ocasión en lo que debería ser mero trámite de respaldar a la JEC de poder practicar su deporte favorito, que es mirarse al espejo. Quiero decir que podría empezar a mirarse, porque ahora es como Drácula: no se refleja.

Para los jueces y fiscales que lo son y quieran serlo, aún al precio de su ascenso, tienen una ventaja conceptual para fortalecer su posición moral: el Poder revolucionario que va a consistir en un Gobierno contra el Estado se enfrenta al orden legal existente en su totalidad, en la forma y el fondo; a todas y cada una de las leyes; a los tres poderes justos y separados, incluido el Ejecutivo, que deja de serlo al invadir el Legislativo y matar el Judicial.

La indignidad de todos y cada uno de los socialistas
La lección de dignidad que dio ayer Ana Oramas en el Parlamento, la mínima acción de decoro que pidió Inés Arrimadas -también resucitada- al menos a uno, siquiera uno solo, de los diputados socialistas, confirmará el martes 7 que ninguno de ellos merece ser representante de la soberanía nacional. ¿Cómo pueden Margarita Robles, Josep Borrell y algún otro que pasa por español, prestar su voto a la liquidación de su país, sólo para conservar algo de poder dentro de esa siniestra y flatulenta nada llamada Pedro Sánchez?

La diferencia de este PSOE con el masónico de 1931, el golpista de 1934 y el criminal y guerracivilista del 36 es que, entonces, hubo un sector que se opuso a la criminal empresa de acabar con media España: fue el de Julián Besteiro, primero en la UGT y luego en el partido. El Ábalos de la época, que se llamaba Indalecio Prieto, prefirió unirse al golpista Largo Caballero y eso provocó el Golpe contra la República del 34, el robo de las elecciones del 36 y la guerra civil que buscaron y perdieron con deshonor. Pero incluso entonces hubo algún socialista en el poder o con algún cargo que mantuvieron viva la llama del servicio a la nación española. Besteiro de nuevo. ¿Hay algún Besteiro en el PSOE del Felón? Temo que ninguno.

La indignidad de Teruel Existe
Aunque irrisorio al lado de la fechoría del Felón, no es menos triste el caso de Guitarte, esa negación de la condición de representante de la soberanía nacional que se presentó a las elecciones, tras fracasar en la Chunta Catalanista -nada de aragonesista- tiene rechazar la lengua de todos los aragoneses para imitar simiescamente a la Esquerra Republicana de los Països Catalans, una de cuyas reivindicaciones es merendarse una parte de Huesca y otra de Teruel. ¿Para eso nacieron? ¿Y por eso, si el 7 votan al Felón, dejaran de existir para siempre, esas desventuradas siglas de Teruel Existe? ¿Pero cómo va a existir Teruel si deja de existir España? ¿Harán carreteras, aves, fibras ópticas y anchos de banda para Teruel el PNV, al ETA y ERC? ¿Las hará el Felón, investido con su minúsculo pero decisivo apoyo, cuando no ha cumplido nunca con nadie al que pudiera atropellar?

Guitarte, el chuntero nacionalista dizque aragonés, más catalanista que español, dice que le han prometido repoblar lo que llama -con palabras ajenas, porque el hombre no ha escrito nada interesante- la España Vaciada. De lo que se ha vaciado España, por lo menos en Teruel, es de inteligencia y de dignidad. El tal Guitarte, para engañar a mis paisanos, dijo que Teruel quería existir “como Revilla”. Pues hasta Revilla lo ha dejado en evidencia. Todavía tiene una ocasión de arrepentirse. Si es decente la aprovechará. Si no, le dará muchas obras el PSOE, pero no va a poder acercarse al Torico. Las acciones tienen consecuencias. Y las traiciones, más.

Director de Es la Mañana de Federico.

https://www.libertaddigital.com/opinion/federico-jimenez-losantos/frente-al-nuevo-terror-rojo-espana-solo-resistira-unida-89646/