HISTOCLIO: TRAICIÓN A 137 AÑOS DE SOCIALISMO

 

susanadiazyfelipegonzalez

El PSOE, como toda institución que tenga una vida prolongada, se ha mudado de piel en diferentes ocasiones, adaptándose a las nuevas circunstancias históricas. A finales del siglo XIX era un partido minoritario de obreros de guante blanco que intentaban difundir las ideas de Marx a través de nuestra geografía. Estos tardaron 31 años hasta conseguir su primer representante parlamentario, que no era otro que su propio fundador Pablo Iglesias. Pero el cambio fundamental de este partido se produjo por el crecimiento imparable de la UGT en el primer tercio del siglo XX. Durante la II República (1931 – 1939) el sindicato socialista rebasó el millón de afiliados y su secretario general, Largo Caballero, se convirtió en el líder del socialismo en España. El PSOE se había convertido en la correa de trasmisión política del sindicato en el Parlamento, es decir, un partido que representaba los intereses de la clase obrera organizada. Esta seña de identidad se oscureció durante la dictadura de Franco, ya que el PSOE sobrevivía a duras penas en el exilio y su representación en el interior era mínima.

Sin embargo, durante la Transición recuperó la posición hegemónica de la izquierda española, aunque el sentido de sus políticas fuera diferente a las de los años treinta del siglo XX. El PSOE, con Felipe González y Alfonso Guerra a la cabeza, representaba una apuesta por la modernización y el progreso en España. Esto suponía liberarse de la tutela del sindicato, reconvertir la industria del país e ingresar en la CEE.

El PSOE dejó de ser un partido obrero y pasó a ser un partido progresista, era capaz de flexibilizar el mercado laboral y, al mismo tiempo, universalizar la educación y la sanidad. En resumen, un partido que creó ciertos derechos sociales a cambio de que España, a través de la CEE, se incorporase a un mercado globalizado, sin apenas protección para la mayoría de los trabajadores. Esta contradicción, sin embargo, no dejó de darle réditos electorales hasta las elecciones de 2011.

Desde entonces el PSOE pierde identidad y votos en cada nueva decisión que toma. Zapatero no supo explicar la crisis a los españoles, ni dar un salida si quiera progresista a la misma, Rubalcaba además de mantener los errores heredados representaba una clase política que había tenido éxito en el pasado, no en el presente y, por tanto, no encajaba con la nueva generación de votantes. Además en el horizonte aparecían nuevos problemas, un nuevo partido político, Podemos, que abría la expectativa a la izquierda del PSOE de un partido con opciones de gobierno, perdiendo los socialistas dicho monopolio en el imaginario colectivo de los votantes. El otro problema fue una UE que optó por políticas regresivas para salir de la crisis y que la socialdemocracia, al ser cocreadora de esta UE “austericida”, optó por defender.

Esta doble tensión llegará a su “climax” en el Comité Federal del PSOE del 2 de octubre. En dicho Comité hemos visto un PSOE que, cada día que pasa, se parece más al PP, porque han ganado aquellos que temen el referéndum en Cataluña y se niegan a dialogar y reconocer una realidad diferente al centralismo español. También han ganado los que prefieren mantener el estatus quo con ciertos retoques cosméticos, es decir, mantener las políticas de la UE para salir a la crisis, lo que nos ha llevado a que ya haya en nuestro país cerca de un millón de trabajadores con un sueldo inferior a 300 euros al mes. Pero además hemos visto un PSOE controlado por el grupo PRISA y más preocupado por el crecimiento de Podemos que por llevar a cabo políticas de “progreso”. Un PSOE, al fin y al cabo, que prefiere mantener los interese de las élites económicas del país a consultar a sus militantes.

 

Felipe González y Susana Díaz han creado un PSOE que ya no es ni siquiera progresista, al que es muy difícil diferenciarlo del PP en su práctica diaria, del que han desdibujado por completo sus diferentes identidades, hasta el punto de que nadie es capaz de trazar un relato coherente entre este PSOE y el del pasado, incluso el más inmediato. La última semana de octubre culminará la peor de las traiciones, la que uno se hace a sí mismo, y el PSOE, por tanto, dejará de ser un partido útil para la ciudadanía porque si este es lo mismo que el PP, ¿qué necesidad tiene un ciudadano de hacer uso de su representación? En la izquierda está Podemos, en el centro Ciudadanos, en la derecha PP, por tanto, ¿dónde está el PSOE? Seguramente con quien vote en el Congreso.

Origen: HISTOCLIO: TRAICIÓN A 137 AÑOS DE SOCIALISMO

Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s