La caravana por la libertad que nació en Canadá trascendió fronteras. El segundo fin de semana de febrero Australia vio su capital tomada por más de 10.000 ciudadanos protestando contra las medidas gubernamentales impuestas por la pandemia que ya va en su tercer año. En Europa, Francia destacó por desafiar la prohibición a manifestarse

Por Mamela Fiallo Flor – Panampost.com

La caravana por la libertad que nació en Canadá trascendió fronteras. El segundo fin de semana de febrero Australia vio su capital tomada por más de 10.000 ciudadanos protestando contra las medidas gubernamentales impuestas por la pandemia que ya va en su tercer año. En Europa, Francia destacó por desafiar la prohibición a manifestarse.

Ante el temor de ver al país paralizado por más de una semana como ha sucedido en Canadá, el Gobierno de Emmanuel Macron movilizó en París a miles de policías, vehículos blindados de transporte de personal y camiones con cañones de agua para mantener alejados a los convoyes que convergían en la capital para protestar contra las medidas sanitarias.

“Hemos estado dando vueltas en círculos por tres años”, dijo el jubilado Jean-Marie Azais, parte de un “Convoie de Liberté” (Convoy de la libertad) que se dirigía a la capital desde el suroeste, en referencia a la estrategia anti-Covid de Francia.

«Vimos a los canadienses y nos dijimos: ‘Es increíble lo que están haciendo’. En ocho días, boom, algo se encendió», agregó.

En vista de que había prohibición de manifestar, los casos de abuso policial abundaron en las calles de París. La represión se hizo presente de distintas maneras. Hubo desde lanzamiento de gases lacrimógenos hasta ciudadanos apuntados con armas, en medio de arrestos masivos por desafiar la orden que prohibía el «Convoy de la Libertad».

De acuerdo con el ministro del Interior, Gérald Darmanin, las autoridades repartieron más de 300 multas y arrestaron a 54 personas.

Más de 7000 agentes fueron desplegados durante tres días en un intento por detener a los manifestantes. A pesar de esos esfuerzos, algunos vehículos lograron llegar al icónico Arco del Triunfo de la ciudad para protestar pacíficamente.

El temor a la insurgencia hizo que Austria, que impuso la vacuna obligatoria, y Bélgica, sede de la Unión Europea, prohibieran los convoyes de la libertad. No obstante, a pie, todavía llegan multitudes. Los Países Bajos ya tuvieron recientemente su primer convoy de camiones, mientras Nueva Zelanda y Australia convocan cada vez a  más personas en rechazo a la creación de una especie de campos de concentración.

Rechazar la vacunación obligatoria, de la mano de la exigencia de que los gobiernos no puedan limitar la libre circulación a los ciudadanos es el clamor principal de los manifestantes, ya que todas estas medidas derivan en autoritarismo.

«Macron ya no es presidente de todos los franceses»

Francia no solo impuso la vacuna obligatoria, el presidente Emmanuel Macron además señaló que los no vacunados no eran ciudadanos. Por lo cual Radio Francia Internacionale señaló que «ya no es presidente de todos los franceses».

Luego de las manifestaciones en su contra, Macron hizo un llamado a la calma. “Siempre hemos salvaguardado el derecho a protestar… pero necesitamos armonía y mucha buena voluntad colectiva”, dijo Macron al periódico Ouest France.

Su primer ministro, Jean Castex, fue más contundente. Dijo que los ciudadanos tenían derecho a protestar pero no a paralizar la capital.

En Toulouse, una mujer que animaba las protestas dijo que los manifestantes deberían desafiar la orden policial de permanecer fuera de los límites de la ciudad de París.

“Las autoridades no pueden bloquear a todos”, dijo, ocultando su nombre. “Los convoyes deben forzarlo, aún deben intentar entrar”.

Ahora el temor es que las manifestaciones contra las medidas por la pandemia del coronavirus se multipliquen tanto como los chalecos amarillos que meses atrás paralizaron las calles de Francia.

Mientras, crece la presión política para poner fin a las restricciones que ya terminaron en Suecia, Dinamarca, República Checa y progresivamente en Reino Unido, Irlanda, Finlandia y Noruega.

Los camioneros de Canadá lograron que cuatro de las 10 provincias anunciaran planes para eliminar o revertir algunas o todas las medidas. La presión en las calles podría hacer que Francia se sume en los próximos días.

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s