EN EL PARTIDO SOCIALISTA HAY COLAS PARA LIQUIDAR A SÁNCHEZ “Si Sánchez no gana, o aún si ganando no logra formar gobierno, su carrera política habrá terminado [y el PSOE tendrá una oportunidad de renacer de las cenizas sanchistas que lo están dejando triturado]. Por mucho que ayer Susana Díaz posara junto a él en Sevilla y hablara de unidad, todo el mundo sabe que está esperando ansiosa su fracaso para devolverle la humillación de su derrota en las primarias. En esta ocasión, no le van a faltar aliados a la ex presidenta de Andalucía” (Va a tener que repartir números como en la carnicería porque no va a dar abasto) /Algunos miembros del gobierno la critican abiertamente en privado: “Hubiera sido mejor esperar a otoño, cuando ya el Supremo hubiera dictado sentencia sobre el juicio del procés, en un escenario de menor tensión…”, afirma uno de los miembros del gabinete. Otro añade: “Habrá voto de castigo al gobierno porque la negociación [venta de España a cambio de aferrarse al poder] con los independentistas ha salido mal y la derecha lo va a aprovechar…” – El Independiente

Por Casimiro García-Abadillo en El Independiente.- Pedro Sánchez es consciente de que en el partido e incluso en el gobierno ha ido perdiendo apoyos. Ya no sólo son los susanistas, o los barones, o la vieja guardia, sino que los decepcionados son gente que le apoyó cuando nadie daba un duro por él. En Ferraz se borra todo rastro de aquello que no sea fidelidad perruna al líder. En el Grupo Parlamentario ha quedado claro el mensaje tras el apartamiento de un histórico del partido que fue presidente de Castilla La Mancha.

En el gobierno, al menos dos ministros, Josep Borrell y Nadia Calviño, han transmitido que no desean continuar en el equipo porque quieren volver a a ocupar destinos europeos.

Sánchez, el resistente, sabe que nunca ha contado con el apoyo indiscutible de los poderes fácticos del partido. Se sabe un outsider, alguien que nunca ha contado con la aprobación de los referentes como González,  Rubalcaba, y ni siquiera Zapatero le considera uno de los suyos. Hasta su asesor aúlico, Redondo, es ajeno al PSOE: es un profesional que en otro tiempo trabajó para el PP.

Por ello, las elecciones del 28-A son para Sánchez una especie de revalida. Si las gana y puede formar gobierno, nadie se atreverá en el PSOE a discutir su liderazgo. De nuevo, su osadía habrá devenido en un éxito contra toda lógica. Pero si no gana, o aún si ganando no logra formar gobierno, su carrera política habrá terminado. Por mucho que ayer Susana Díaz posara junto a él en Sevilla y hablara de unidad, todo el mundo sabe que está esperando ansiosa su fracaso para devolverle la humillación de su derrota en las primarias. En esta ocasión, no le van a faltar aliados a la ex presidenta de Andalucía.

La decisión de convocar elecciones fue precipitada, barajada entre un reducidísimo número de personas y condicionada por dos elementos: la convicción de que los presupuestos serían derrotados el día 13 en el Congreso; y la supuesta percepción de que manifestación de Colón, en la que los líderes de los tres partidos de derechas se fotografiaron juntos, podía perjudicar a Ciudadanos [aunque ese sea el mensaje de las izquierdas, en realidad podría beneficiarlo, al ver el elector potencial que derechas y centro presentan un frente unido]. El PSOE también confía en que la manifestación podría servir de catalizador para movilizar a la izquierda [piiii, ¡errorr! En estos momentos, los auténticos socialistas, y son muchos, están más que dispuestos a quedarse en casa, o incluso votar en contra, con tal de librarse de Sánchez y su banda y librar al PSOE de sus garras].

En la misma semana en la que se anuncia el adelanto electoral, Sánchez ha ordenado la purga en el partido de dos dirigentes que osaron a criticar públicamente la figura del “relator” en la mesa política de negociación con los independentistas: José María Barreda (que se queda fuera de la Diputación Permanente del Congreso) y Soraya Rodríguez (expulsada de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa).

Todo un aviso a navegantes. El que se mueve no sale en la foto, que diría Alfonso Guerra.

La convocatoria electoral, ratificada por el presidente el pasado viernes, descolocó a casi todo el mundo. Esta es la primera vez que unas generales y unas autonómicas y locales se celebran en menos de un mes.

En el partido se extiende la sensación de que la crítica al líder será castigada sin contemplaciones, como ha sucedido con Barreda o Rodríguez

Las ventajas de hacerlo en abril, son, cuando menos, cuestionables para los intereses del PSOE. Algunos miembros del gobierno la critican abiertamente en privado: “Hubiera sido mejor esperar a otoño, cuando ya el Supremo hubiera dictado sentencia sobre el juicio del procés, en un escenario de menor tensión…”, afirma uno de los miembros del gabinete. Otro añade: “Habrá voto de castigo al gobierno porque la negociación con los independentistas ha salido mal y la derecha lo va a aprovechar…”.

FUENTE: EL INDEPENDIENTE

https://www.elindependiente.com/opinion/2019/02/17/sanchez-se-lo-juega-todo-a-la-carta-del-28-a-o-gobierna-o-tendra-que-irse/

Anuncios

¿Y tú qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s